1 ----------------------fd
2 ----------------------fd
3 ----------------------fd
4 ----------------------fd
5 ----------------------fd blog_single

Cognitive Marketing: ¿qué piensas?

Aunque hoy en día las empresas obtienen datos y cifras de sus clientes o consumidores bastante completos, la mayoría ya no se conforma sólo con ellos. Los números han pasado a un segundo plano para dejar paso a otra información relevante: la que da la mente del consumidor, y ahí es donde entra el Cognitive Marketing

Ahora las marcas quieren conocer qué siente, cuáles son sus impulsos y pensamientos. En definitiva, su objetivo es ‘entrar en el cerebro’ del consumidor para conocer a fondo sus deseos. Con ello, pretenden comprenderle y conectar mejor.

Es pocas palabras, se está utilizando un enfoque más psicológico en la publicidad y el marketing. Se emplea cada vez más el Cognitive Marketing.

No cabe duda de que con él se está dando un paso más en el conocimiento del consumidor. Algo que se hace muy necesario teniendo en cuenta que, hoy en día, el cliente está rodeado de muchas ofertas e información debido a la cantidad de competencia que hay.

Con el Cognitive Marketing se conoce qué es lo que hace que el consumidor desee algo, qué genera su interés, qué le motiva y, por tanto, qué le hace tomar la decisión de comprar o no. Esta técnica del marketing entra en el proceso mental del público objetivo. Consigue comprender sus emociones. Con todo esto la marca consigue captar más clientes y adelantarse a la competencia.

En definitiva, el Cognitive Marketing ayuda a saber cómo funciona el mercado tratando de comprender los impulsos que llevan al consumidor a adquirir o no un producto o servicio. Y, en ese sentido, es una ayuda fundamental para marcar estrategias de Marketing Digital.

 

El oso hormiguero triste

¿Has visto el anuncio de Just Eat en el que aparece un oso hormiguero lamentándose de su ‘suerte’? Es el vivo ejemplo de anticiparse a las tendencias del consumidor, a sus gustos. El consumidor se siente un privilegiado frente a ese oso hormiguero que no tiene mayor alternativa que su comida de siempre: esos insectos hacendosos que son su sustento habitual. Just Eat se coloca en la piel, en la mente del consumidor, para ofrecer alternativas muy diversas. Comer lo que quieras, menús de cualquier parte del mundo, sin moverte de casa, algo que, según recientes estudios, está convirtiéndose en tendencia en nuestro país. Nos estamos europeizando en el sedentarismo de las reuniones de amigos. Y somos mucho más que ese oso hormiguero. Podéis verlo haciendo clic aquí.

Para vislumbrar tendencias…

Para llegar a esa anticipación, existen herramientas, procesos, lugares a los que acudir para averiguar qué se está cociendo en la mente del consumidor. Por ejemplo:

Youtube Trends Map.- Si utilizas esta herramienta, podrás ver los videos que más se están viendo en Youtube en un determinado momento. Y ya sabemos que éste es un canal clave para cualquier campaña publicitaria online, para diseñarla y ponerla en práctica.

– Google Trends Explore.- Herramienta que Google pone al servicio de los cazadores de tendencias y que les facilita la vida. Averigua cuáles son las búsquedas que se han realizado sobre un determinado término en un región concreta del planeta. Brutal para la toma de decisiones.

– Public Data Explorer.- Permite realizar gráficos y comparativas sobre el interés del consumidor por determinados temas sociales, tecnológicos, culturales…

¿Segmentamos?

De todas formas, si estandarizar el comportamiento humano es complicado, lo es también, y mucho, interpretar con claves genéricas su actitud ante una campaña o un producto determinado. De ahí que la segmentación sea siempre un camino eficaz y nada fácil a la vez. Lejos de una mera segmentación geográfica, habrá que arremangarse y bucear en los gustos del consumidor por razón de: sexo, edad, estructura familiar, ingresos, nivel de vida general, salud, relaciones con su entorno, actividades de ocio y entretenimiento, etc.

¿Difícil? Al menos, nada sencillo.

En cualquier caso, ni qué decir tiene que para aquellos que apuestan por la innovación esta labor de aproximación se antoja clave. Conocer la realidad presente del consumidor y de la demanda nos servirá para anticipar las necesidades futuras, ejercer ese proceso imaginativo de innovar sobre las necesidades reales de quienes nos rodean, ese ejercicio de creatividad posterior. La ventaja es que ahora la Red nos permite aproximarnos mucho más a los destinatarios de nuestro producto o servicio, meternos en su cocina e incluso su dormitorio, por ejemplo, a través de su perfil de navegación. Nuestros antecesores lo tenían más difícil para practicar el Cognitive Marketing. Aprovechémoslo.

 

 

 

Agencia Marketing y Comunicación Madrid

www.linkaua.com 

info@linkaua.com
(+34) 91 023 92 15
Sin Comentarios

Publicar Comentario

Share This