1 ----------------------fd
2 ----------------------fd
3 ----------------------fd
4 ----------------------fd
5 ----------------------fd blog_single

¿Qué es un emprendedor social? – Marketing Digital

No nos gustaría que cayese en saco roto la expresión de nuestra filosofía, la del emprendimiento social.

Es evidente que esto es un negocio, pero hay muchas formas de hacerlo. La figura del emprendedor social ha cobrado fuerza durante los últimos años, hasta el punto de que uno de los Premio Príncipe de Asturias de Cooperación ha ido a parar a manos de Bill Drayton, un inspirador e impulsor para aquellos que creemos que se pueden hacer negocios de muchos modos, pero que la mejor manera de hacerlos es pensando que todos podemos salir ganando con ellos.

De hecho, el bueno de Drayton, ha hecho de una frase uno de sus principales lemas: “El mayor obstáculo para cambiar las cosas es creer que no se pueden modificar”. Ahí es nada.

Porque los emprendedores sociales son aquellos que crean riqueza, que montan empresas, que ponen en marcha ideas de negocio, pero bajo la premisa de cubrir una necesidad social latente y, en muchos casos, urgente. Y nosotros sabemos que esa necesidad también está aquí en el marketing, en la comunicación, en difundir lo que las empresas hacen.

No hace mucho leí un artículo que arrojaba un dato demoledor: un 75 por ciento de las micropymes de este país no tienen página web. En resumen, no existen a efectos de posicionamiento online. Muchas de ellas lo suplen con otras cosas, principalmente a través de directorios, especializados o no, o incluso mediante blogs o cuentas en redes sociales. Pero otra gran parte no tiene presencia alguna en Internet.

Y aunque la Administración ha hecho algunos esfuerzos en ese sentido -microsites integrados en los Ayuntamientos o planes de formación para instruir y potenciar a los nuevos empresarios en las bondades de la red, sin ir más lejos-, lo cierto es que los apoyos “públicos” que recibe un emprendedor cuando inicia su proyecto se basan más en las gestiones administrativas y burocráticas, el asesoramiento en cuestiones legales o financieras o en las escasas ayudas o subvenciones a las que ahora se puede acceder. Esto del marketing, la promoción y el posicionamiento en el mercado no parece estar muy introducido en las ventanillas únicas empresariales o en las numerosas y variopintas oficinas de asesoramiento al emprendedor.

Por lo tanto, detectada la necesidad, es cuestión de cubrirla con los medios que tenemos a nuestro alcance. Y a la hora de hacerlo, lo mejor es hacerlo desde la proximidad y desde el conocimiento de que les podemos acompañar en ese camino el tiempo que quieran y como quieran. Como ya estamos haciendo con numerosas iniciativas, que ya están saliendo de su concha, están difundiendo mucho más su actividad y están empezando a existir de puertas hacia fuera, con paso firme y seguro.

 

 

 

Sin Comentarios

Publicar Comentario

Share This